Ya sea que una bancarrota se declare antes o después de un divorcio, necesitarán saber cómo se afectan mutuamente las dos acciones legales.

Es importante entender que hay dos tipos de bancarrota personales porque el impacto en un divorcio pendiente depende del tipo de bancarrota que se presentó.

Una bancarrota del capítulo 7 es cuando todas las deudas de la persona presentando se eliminan por completo.  Los bienes del individuo que sean mas altos de unos miles de dólares se entregan al sindico de bancarrota.  La persona termina una bancarrota del capítulo 7 con casi nada:  sin deudas y lo mínimo de bienes.  El proceso para una bancarrota del capítulo 7 es muy simple.  De principio a fin, dura solo unos pocos meses.

Una bancarrota del capítulo 13 es cuando las deudas de la persona presentando se devuelven lentamente en un período de tiempo manejable considerando los ingresos y gastos del deudor. La ventaja de una bancarrota del Capítulo 13 es que el deudor puede mantener sus bienes durante este proceso mientras que, en una bancarrota del Capítulo 7, el deudor entregará todos sus bienes a cambio de borrar las deudas completamente.

La ley de bancarrota permite que las parejas casadas presenten juntos una sola petición de bancarrota. Esto ahorra costos legales porque la pareja casada usará el mismo abogado.  Si la pareja se declara en bancarrota y luego cualquiera de las partes solicita el divorcio, el abogado de bancarrota automáticamente tiene un conflicto de intereses porque el abogado de bancarrota ahora representa a dos partes que se oponen entre sí.  Se requiere que un abogado con un conflicto de intereses se retire del caso a menos que las partes firmen una renuncia reconociendo el conflicto.

Si se reconoce el divorcio como acordado en todas las cuentas, especialmente en la división de bienes y deudas, en una bancarrota del capítulo 7, las partes que se divorcian pueden renunciar al conflicto de intereses y permitir que el abogado proceda.  Una bancarrota del capítulo 7 solo toma unos pocos meses en procesarse y resolvería muchos de los problemas del divorcio porque no habría bienes ni deudas que dividir.

Una bancarrota del capítulo 13 y un divorcio concurrente rara vez pueden ser hechos juntos por ambas partes. Una bancarrota del capítulo 13 puede tardar de tres a cinco años en resolverse.  El abogado de bancarrota tendría que representar ambas partes durante el tiempo que el caso de bancarrota del capítulo 13 esté activo.  Ninguna pareja que se divorcie va a congelar voluntariamente su divorcio durante años (aunque algunos divorcios tardan tanto).  Es muy probable que el abogado de bancarrota tendrá que renunciar a representar ambas partes.

En todas las bancarrotas personales, se requiere una suspensión automática con respecto a todas las acciones legales, incluyendo el divorcio.  Una suspensión automática significa que “cualquier otra acción legal se suspende hasta que se resuelva la bancarrota.”  Se supone que las bancarrotas deben resolver todas las deudas y los bienes del declarante de bancarrota.  En cualquier bancarrota, habrá más reclamaciones sobre esos bienes que bienes para distribuir. La bancarrota es, por lo tanto, un sistema perfecto para distribuir esos bienes limitados a los varios acreedores (incluso si un acreedor es un espos(a).

Las bancarrotas pueden utilizar la suspensión automática y congelar un divorcio porque la bancarrota se basa en la ley federal y el divorcio se basa en la ley estatal.  La cláusula de supremacía de la Constitución de los Estados Unidos exige que se siga primero la ley federal cuando haya un conflicto con la ley estatal.

Cuando se produce una suspensión automática en el condado de Cook, Illinois, y si hay una acción de divorcio pendiente, debe alertar al juez y completar esta “Orden con Respecto a la Bancarrota.”

Esto no significa que un solicitante de divorcio tenga que esperar estático durante cinco años en el caso de una bancarrota del Capítulo 13.  El código de bancarrota proporciona excepciones para divorcios y asuntos familiares:

  • Establecimiento de paternidad; 11 U.S.C. §362 (b) (2) (A) (i)
  • Establecimiento o modificación de una orden de obligaciones de manutención doméstica (manutención de niños o mantenimiento); 11 U.S.C. 362 (b) (2) (A) (ii)
  • Custodia de visitas; 11 U.S.C. 362 (b) (2) (A) (iii)
  • Obtener el decreto de divorcio real (a menos que el procedimiento busque una distribución equitativa de la propiedad del patrimonio); 11 U.S.C. §362 (b) (2) (A) (iv),
  • Violencia domé 11 U.S.C. §362 (b) (2) (A) (v).

En conclusión, lo único que no se congela en una suspensión automática es la distribución de las deudas y bienes en un divorcio…porque la bancarrota ya se está ocupando de esos problemas.  Los problemas basados ​​en los ingresos, como la manutención de los hijos y el mantenimiento, siguen vigentes.

Una declaración de bancarrota por parte de su esposo(a) puede ser beneficiosa, ya que simplifica el divorcio.  Cuando no hay ni bienes ni deudas, probablemente no hay problemas.  El síndico de bancarrota se encarga de determinar y distribuir esos bienes e incluso de verificar los ingresos.  Un síndico de bancarrota es un abogado con experiencia que está comprobando dos veces la situación financiera de su esposo(a).  Luego puede verificar con el síndico de bancarrota sus conclusiones.

Si usted o su esposo(a) están considerando la bancarrota o han presentado y también están considerando o han solicitado el divorcio, comuníquese con mi despacho de abogados de Chicago, Illinois para programar una consulta gratuita y obtener más información acerca de sus opciones.

Para leer este articulo en ingles, clique aqui.